Un paseo por las nubes

06 de enero, 2021 - General - Comentar -

Un paseo por las nubes

Desde mi llegada a la isla de Tenerife mi atracción por ella ha ido in crescendo. Con los años, he ido conociendo algunos de lo muchos tesoros que esconde la isla, pero éste al que me refiero hoy no es en absoluto ningún secreto. Es más bien una de sus señas de identidad. 

Cuando llevo a alguna visita o me paro a charlar con algún visitante en el Parque Nacional, una de las cosas que más les llama la atención (más allá de la ya de por sí impactante orografía) es el estar por el encima de las nubes, ese mar de nubes que pudiera parecer que separa lo divino de lo terrenal. ¿Quien no se maravilla cuando subiendo en coche por la carretera de la Esperanza, entre nubes, ve como éstas de repente se esfuman dejando paso a una vista tan majestuosa como es la del Teide? 

El mar de nubes que más a menudo podemos disfrutar es el que reposa sobre el valle de La Orotava y buena parte del resto de la cara norte de la isla. También es habitual encontrarlo hacia el sur, cubriendo Candelaria, Güimar o Arafo entre otros, o aquel que acaricia y envuelve los montes de Anaga en su paso hacia el sur. Y lo mismo casi en cualquier lugar de la isla cuando la inversión térmica favorece que las nubes cojan asiento a cotas mucho menores que las que son habituales.

Pocas cosas encuentro tan bonitas como ver las nubes pasar o deshaciéndose a mis pies. Es algo que me hace sentir bien, más fuerte o incluso más joven :) Una mezcla de paz traída por el silencio que suele reinar cuando contemplo una de esas escenas, pero al mismo tiempo también de euforia por la emoción de estar viendo algo  único en cuanto efímero.

He hecho una selección de algunos de esos momentos que he ido viviendo a lo largo de estos últimos años y de los que guardo un bonito recuerdo. Espero que os gusten.

03----_MG_1977-HDR-copia
Deja un comentario

The Sunstar

08 de octubre, 2020 - General - Comentar -


THE SUNSTAR

Hoy me gustaría hablar sobre uno de los elementos que me gusta aprovechar en mis fotos cuando se presenta la ocasión: el sol estrellado, también conocido popularmente como "sunstar" o "sunburst" y supongo que de unas cuantas formas más. Es un elemento que, para mi gusto, añade un punto de interés a la fotografía y, según el caso, puede ayudar a componer. 

En cuánto al motivo de que el sol (también pasaría igual con otras fuentes de luz) aparezca con esa forma estrellada tiene relación directa con el modo en que  la luz atraviesa el diafragma y con la construcción del diafragma en cuestión. Es por eso que según la lente utilizada, se crean diferentes patrones de sunstar. En mi caso, la lente que más me suelo utilizar para paisaje, el Canon 16-35mm F4 IS L, es además la que mejores resultados me da. Cuanto más cerrado está el diafragma, mayor suele ser el efecto estrellado. En el caso de esa lente concreta, utilizar un f11-f16 ya es más que suficiente.

Normalmente hago coincidir el sol con algún elemento físico que tenga en el encuadre. Pueden ser las paredes de una cueva o cualquier otra roca, el tronco o las ramas de un árbol, una persona, etc... Para determinados escenarios, he llegado a planificar la fotografía en función de la fecha en que el sol estaría en la posición idónea para la imagen deseada. Normalmente, siempre hay algo de margen para reencuadrar y "colocar" el sol donde queremos. Suele pasarme en muchas ocasiones que no sale bien a la primera y cuando quiero darme cuenta, el sol ya se ha movido mínimamente, por lo que tengo que desplazar o subir/bajar el trípode unos pocos centímetros y volver a probar suerte. Esto suele ser más habitual cuando el elemento en que incide el sol lo tenemos muy cerca, ya que en ese caso el sol parece moverse más rápido en términos relativos. En otras ocasiones, no hace falta apenas preocuparse de hacerlo incidir con nada, como puede ser el caso de un cielo limpio cuando los rayos del sol se filtran entre las nubes o incluso sin nubes cuando ya se va acercando al horizonte. 

Por otro lado, cuando tenemos el sol en el encuadre incidiendo directamente sobre la lente, es probable que se produzca algún flare, esos artefactos de diferentes colores y formas que pueden afear la fotografía y complicar posteriormente el trabajo de edición. Buscar en esa situación el sunstar no solo añadiría dicho elemento a la fotografía sino que puede además ayudar a reducir (o incluso anular) esos molestos flares, siempre que se tome la foto en el momento justo.

Comparto unas cuantas imágenes en las que he utilizado este elemento. Como curiosidad, decir que en una de todas esas imágenes he usado un sunstar de atrezzo, que no correspondía a la imagen original. Creo que no es difícil identificarla... Sabrías cual de ellas es? :)

_MG_2665-Editar-copia
Deja un comentario

Esperando al cometa

23 de julio, 2020 - General - Comentar -


Con motivo de las fotos que pude hacer al cometa Neowise C/2020 F3 y aprovechando para responder alguna consulta y darle algo de vidilla al blog, voy a explicar un poco como fue la planificación realizada para conseguir la foto. Como es sabido, los mejores días del cometa ya pasaron y no estaremos por aquí para volver a verlo, pero quizás algunas de las cosas que explico en esta entrada pueda darle a alguien pistas sobre como hacer alguna otra planificación en el futuro. 

Pasaré de puntillas por los detalles técnicos de la foto porque utilicé uno de esos aparatos (star tracker) para seguimiento de estrellas, sobre los cuales no soy precisamente un experto (y de ahí que la foto final no saliera lo bien que me hubiera gustado, es decir, mejor enfocada y con menos ruido :)). Por lo demás, fue hecha con mi Canon 6D y el Canon 70-200mm f4 IS L.

Aprovecho también para agradecer al bueno de Antonio Martín-Carrillo, todo un entusiasta (y profesional) de la astronomía presto y dispuesto a responder cualquier consulta que le he hecho sobre temas que a priori se me escapan :)

Para la planificación de esta foto utilicé básicamente 4 aplicaciones para móvil: SkySafari (versión gratuita) para todo lo relacionado con estrellas, Photopills para lo relacionado con fotografía y planificación, Windy (gratuita) para la meteorología y Wikiloc para el estudio de mapas o del terreno. Las tres últimas las tengo más que trabajadas, pero era la primera vez que usaba SkySafari… Eso no fue ningún problema después de estar un rato trasteando con ella. 


Resumiendo, se podría decir que la madre del cordero para conseguir la foto que quería era encontrar un lugar donde se den las siguientes circunstancias: 

 1. -Que la orientación en grados del cometa y del cráter del Teide sea exactamente la misma respecto al lugar donde nos vayamos a situar. 

 2. -Que la altitud en grados a la que se encuentre el cometa respecto de nuestra posición sea la misma que la altitud a la que se encuentra el cráter del Teide, también respecto de nuestra posición.


Teniendo esas premisas en mente, es momento de toquetear las diferentes aplicaciones, empezando en mi caso por el SkySafari para ver la trayectoria del cometa y tener una aproximación de la zona de la isla por la que tengo que situarme. Una vez dentro de SkySafari, tiene una pestaña de búsqueda donde pondremos C/2020 F3. Veremos ahora que ya aparece en el mapa estelar nuestro cometa, junto con una “I” de información. Esa información va a ser clave porque nos dará el azimut y la altitud exacta del cometa respecto del punto que nosotros queramos indicarle.

Pantalla inicial.


Cuadro de búsqueda.

Una vez localizado nuestro objeto.

Ubicación

Para indicarle donde vamos a estar situados, en la app de SkySafari veréis abajo una pestaña de Configuración. Dentro de esa pestaña, veréis la opción de marcar la ubicación exacta del lugar que queráis (en mi caso, marqué las coordenadas de Latitud 28º13’N y Longitud 016º35’W), así como la elevación de la ubicación que estamos probando. De esa forma tendremos los datos exactos de posicionamiento del cometa para una ubicación determinada.



 Información del objeto según fecha y hora

El otro parámetro clave con el que hay que jugar es el de la fecha y hora. Para ello, habréis visto que en la barra inferior hay un simulador de tiempo que nos permite situarnos en un momento dado. Tocará ir probando con el tiempo para ver en que momento se dan las premisas necesarias en un lugar determinado, pudiendo ver en la “I” de información del cometa la situación exacta del mismo (para un lugar dado que previamente hemos seleccionado) en cuanto al azimut y longitud. 



El cambio de aplicación entre Photopills y SkySafari es constante porque a poco que variamos cualquiera de los parámetros, hay que ir recalculando hasta dar con la ubicación deseada. Así pues, una vez tenemos una idea aproximada de la situación del cometa y tenemos más o menos acotada la zona en que debemos situarnos, podemos ir tanteando y estrechar aún más el cerco sobre la ubicación idónea con la ayuda de Photopills. Lógicamente, no daremos con la localización a la primera, ni probablemente a la segunda ni la tercera, por lo que será cuestión de ir variando hasta dar con la tecla. Como podéis imaginar, también es posible que, en muchos casos, la foto que tiene uno en mente simplemente no sea posible.

Una vez dentro del planificador de Photopills, situé la chincheta negra de referencia fija sobre el cráter del Teide y fui posicionando la roja (la del lugar desde donde tomaremos la foto) hasta que el azimut fuera aproximadamente el que había obtenido en el  SkySafari.        


Por otra parte, en la pestaña que tiene Photopills en la esquina inferior derecha (capas) tenemos la opción de marcar esta opción de CdV. Esa opción activará una herramienta muy útil que nos permitirá hacer la simulación del campo de visión que vamos a tener en función de la cámara y la distancia focal, así como otros parámetros, de los cuales prestaremos especial atención al azimut (que es el que aparece a la derecha junto a un círculo), y a otro que se abre en el último icono de la fila. Ahí veremos el ángulo de visión que vamos a tener con la cámara y la distancia focal utilizada, según sea el encuadre horizontal o vertical. Es también importante tenerlo en cuenta porque si usamos mucho zoom y estuviéramos más cerca podría darse el caso de que no nos entrase en el encuadre lo que queremos o, por el contrario, que no concentrásemos en el encuadre en el elemento deseado. En la captura que incluyo de Photopills puedo comprobar que con mi Canon 6D y una distancia focal de 200mm, con un encuadre vertical voy a poder meter en el encuadre la parte superior del cono del Teide y el cometa con su cola.

(En las capturas que incluyo están los datos definitivos de mi planificación, pero hasta llegar a ellos fui dando tumbos hasta encontrar el lugar definitivo).


                                     Chinchetas

Capas

                           Campo de Visión (CdV)


En la captura del Campo de Visión se puede ver que de la chincheta roja salen dos líneas que son las que representan el ánguloque nos va a dar la configuración de equipo deseada (cámara y lente). Se puede ver entre esas dos líneas un punto negro, que nos ayudará a recolocar el pico del Teide en el mismo centro del campo de visión, algo que necesitaremos hacer para confirmar si en cualquiera de las diferentes localizaciones que vamos tanteando se cumple nuestras premisas. En ese punto que tengo marcado, se puede ver como el azimut es de 317'5º y la diferencia de altitud de nuestra ubicación al pico del Teide es de 9'45º. Con esos datos, comprobamos que para esa misma localización (previamente cargada en la pestaña de configuración), la aplicación de SkySafari nos dice que a las 11:18 p.m. del martes 21 de julio el cometa va a estar en un azimut de 317'35º y una altitud de 9,34º, por lo que se podría decir que ya tenemos la ubicación.

La orografía de la isla, bien repleta de desniveles en la gran mayoría del terreno no facilita este tipo de planificación, no ya solo por la dificultad de acceder a determinados lugares sino también porque ese desnivel juega en nuestra contra a la hora de dar con el lugar idóneo para este tipo de fotos, como ya pude comprobar hace un par de años cuando fotografié la luna escondiéndose también por cráter del Teide. 


En cuanto a las aplicaciones de Windy y Wikiloc, son bastante intuitivas y sencillas de utilizar. Con Windy simplemente miro la previsión de viento (permite seleccionar un rango de altura para la predicción), la de calima (en la capa de “Masa de polvo” dentro de la pestaña “Calidad del Aire” y la previsión de nubes altas o medias que pueden dar al traste con la foto; las nubes, por el contrario, siempre pueden venir bien estando en el Parque Nacional porque pueden restar contimación lumínica de las poblaciones. En cada una de esas capas (o cualquiera de las tropecientas que incluye la aplicación) es tan fácil como soltar la chincheta en el lugar del mapa que se quiera.

Capa de viento

Capa de nubes

Capa Masa de polvo (Calima)

Finalmente, en lo que se refiere a Wikiloc, es una aplicación espectacular cuya versión de pago (aprox. 10 €/año) está más que justificada a poco que te guste salir a caminar. En el caso concreto de esta planificación, el uso fue bastante residual puesto que la zona por la que tenía que situarme para hacer la fotografía era por mi conocida de antes. La utilicé básicamente por el nivel de detalle que tienen sus mapas (la versión de pago incluye una capa del Instituto Geográfico Nacional con mucha información) y para calcular el recorrido que había de hacer ese día, concretamente 12km (ida y vuelta).

En cuanto a la historia que hay detrás de la foto, más allá de planificaciones, comentar que hice prácticamente el mismo sendero en dos días consecutivos (lunes y martes) porque el lunes, una vezz llegado a la que pensaba que era la localización ideal, me di cuenta de un pequeño fallo en mi planificación y, aunque me daba tiempo a llegar al lugar correcto, había tenido recientemente una rotura de fibras en el gemelo y no quería forzar demasiado la máquina. Así que ese lunes, acompañado de mi amigo Javier, nos quedamos allí mismo charlando y aprovechando para hacer alguna otra foto del cometa.

Y en principio ahí acababa mi plan, pero según iba de vuelta hacia el coche, decidí que si la pierna no me daba ningún aviso volvería en unas horas para repetir la jugada el martes. Y así fue que el día siguiente (mejor dicho ese mismo día :)) volví a repetir, esta vez en solitario, para llegar hasta el punto idóneo y sacar la foto que tenía en mente.

Para mi sorpresa (o no, viniendo de quien viene), un día después vi en IG una story del bueno de Alyn Wallace (a quien tengo en muy buena estima), caminando por el mismo sendero por el que había pasado yo los dos días anteriores y no me hizo falta más que un segundo para sospechar que Alyn había tenido la misma idea que yo. Hablando luego con Alyn nos reíamos pensando que, sin haberlo hablado, nos hubieramos encontrado a oscuras en esa remota localización. Y es que en ese caso no hubiera sido la primera vez que nos sucedía porque mi primer encuentro con Alyn, a quien ya conocía por los estupendos videos de su canal de Youtube (Canal de Alyn), fue también por casualidad y en una noche cerrada al pie del Volcán de Samara.


Mérito tienen si han aguantado de leer hasta aquí :) Saludos!


Lunes 20 de julio de 2020


Lunes 20 de julio de 2020


Martes 21 de julio de 2020


Martes 21 de julio 2020

Deja un comentario

Saliendo de la cueva

14 de junio, 2020 - General - 1 Comentario -

 

Hay elementos que son muy agradecidos a la hora de tomar fotos de paisaje o por los que tenemos cierta predilección por las facilidades que ofrecen a la hora de componer o comunicar con nuestras imágenes. En mi caso, las cuevas son claramente uno de ellos y, por suerte, la isla donde vivo las tiene a cientos, si no a miles. 

Por su naturaleza volcánica, la isla está repleta de cuevas o siemples huecos (para aquellas que por su tamaño quizás no sean merecedoras del nombre de "cueva") que sirven de marco desde el que contemplar y capturar el paisaje que aguarda fuera. Algo así como un ventanuco desde el que disfrutar de las vistas. Por otro lado, las cuevas se prestan igualmente para jugar con la contraposición de luces y sombras.

Algunas de esas cuevas (o quien sabe si todas) fueron utilizadas antaño por los guanches que poblaron las islas. Algunas más accesibles, otras menos; unas más a la vista y otras más escondidas, son todos lugares a los que encuentro cierto encanto, habiendo repetido algunas de ellas cuando he querido fotografiarlas en diferentes condiciones.

Ahora que ya por fin parece que todos vamos saliendo del confinamiento, pensé que era buen momento para compartir unas cuantas imáganes que de forma metafórica podrían representar la salida paulatina que hemos ido haciendo todos de nuestras casas en las últimas semanas.

Espero que os gusten.

 

 

01. Mirroring-cave
Deja un comentario

My little house

26 de abril, 2020 - General - Comentar -

 

 

Hace unos años, cuando por la edad de mis hijas no salía tanto como salgo ahora, me entretenía haciendo muchas fotos como las que muestro aquí. Solía fotografiar pequeños objetos que, en las pocas salidas que hacía no muy lejos de casa, pudieran casar con el entorno. Ésto último no era demasiado difícil, puesto que prácticamente siempre usaba una lente y un diafragma que ayudaban a dejar el entorno en un segundísimo plano, concretamente una lente fija de 50mm f1.4.

Poco antes recuerdo quedar enamorado de las imágenes de Kim Leuenberger y su serie Travelling Cars (https://iso.500px.com/exploring-the-world-with-kim-leuenberger-and-her-tiny-cars/). Contacté con ella para hacer una especie de colaboración, permitiéndome fotografiar sus pequeños vehículos en Tenerife, algo que descartamos cuando vi que no era muy complicado hacerse con alguno de esos vehículos que podían encontrarse en algunas tiendas de regalos y similares. Y así fue que, inspirado por el trabajo de Kim, estuve un tiempo fotografiando el pequeño parque móvil con el que me hice.

También disfruté fotografiando bombillas, faroles, esqueletos de erizos de mar y algún que otro objeto... hasta que me crucé con la casita. A partir de ella fui creando esta pequeña serie con la que disfruté mucho y que me ha dado alguna que otra alegría. Buena parte de estas fotografías formaron parte de la agradable experiencia que supuso exponer mis imágenes en Ecléctico Café con la misma entradilla que aquí incluyo.

 

 

 

Deja un comentario