El que la sigue (a veces) la consigue

21 de febrero, 2018 - General - 4 Comentarios -

 

La semana pasada subí a las redes una fotografía de la que estaba bastante contento. El principal motivo es que es una de esas imágenes que uno visualiza e imagina y que después de un tiempo con ella en mente consigue.

 

Si alguna vez has visitado mi galería habrás visto muchos muelles, embarcaderos y estructuras similares. Cuando viajo a Lituania me pongo las botas con ellos. El país está lleno de lagos y muchos de estos tienen un buen surtido de esas plataformas que tanto me gusta fotografiar. En Tenerife, en cambio, no es mucha la oferta. No obstante, hay alguna estructura a la que se puede sacar partido. Una de ellas es la que hay en el paseo marítimo de Punta Larga, entre Caletillas y Candelaria. Hace ya unos años, a principios de 2014, hice una foto del mismo poco después del amanecer. Como suelo hacer con muchas de estas estructuras buscaba algo de simetría. Mientras tomaba la foto pensaba en lo bien que se vería esa misma composición, con el sol saliendo al fondo, centrado en el caminito que formaba el puente.

Era a principios de enero y el sol ya salía un poco más al sur de lo que me hubiera gustado, así que no podía conseguir la foto con el sol en línea con el puente (al menos en esas fecha). En cualquier caso, aprovechando que por aquel entonces intentaba aprender algunas cosas básicas de Photoshop, pensé que era una buena ocasión para buscar un buen sol en mi disco duro y endiñárselo a la fotografía que acababa de tomar. Así, sin mucho miramiento… (y de ahí la chapuza que salió).


El puente...

... y el sol

Aparte de lo chapucero del resultado (y que podéis ver un poquito más abajo), siempre he estado bastante lejos de ser lo que solemos conocer como un purista y mucho menos de pretender serlo. Simplemente intento crear imágenes que me atraigan y que puedan atraer a alguno de los que las ven. Por suerte, creo que de un par de años hacia acá se ha perdido ese debate que era tan habitual en las redes sociales sobre Photoshop sí/no, los “OnlyRaw” y demás batallitas… algo que al menos en mi opinión no aportaba gran cosa. Desde mi punto de vista, que cada uno haga lo que le parezca, siempre que respete el trabajo del resto y que no intente engañar. Digo esto último en un sentido bastante estricto... me explico... no creo que se esté engañando a nadie o actuando de mala fe por no decir como se ha hecho una imagen o no contestar una pregunta sobre la misma… puede incluso que pienses que contestando una pregunta que en un momento dado consideras innecesaria se pierda un poco la “magia” de aquello que pretendes transmitir con tu imagen. Me refiero más bien a aquellos casos en que algún listillo, diría que con mala fe o con una notable falta de estima, te la intenta colar descaradamente. Y no puedo evitar acordarme del afamado Max Rive. Quizás algún día me dé también para una entrada en el blog con aquella imagen más falsa que Milli Vanilli sobre la que el tipo insinuaba tener el Raw (https://maxrivephotography.photoshelter.com/image/I0000659MK5wZoQ8).

Bueno, que me voy por las ramas… el caso es que hice mi montaje y ésto es lo que salió:


 

Aquí el resultado de aquel montaje ("Ja me maten!" que diría un buen amigo :))


Unos años después, ya en 2017, cuando controlaba más los planificadores volví a acordarme del puente de Punta Larga mientras hacía unas fotos por la zona y comprobé que en un par de semanas saldría el sol por donde quería.

Así que haciendo uso del TPE (The Photographer’s Ephemeris, pedazo de aplicación para planificar un buen número de salidas fotográficas) elegí una orquilla de 3 o 4 días en los que el sol estaría un pelín (algo más de 1 grado) por encima del horizonte cuando estuviese en línea con el puente.

 

 Captura de la planificación usando la aplicación de TPE para android


De esa forma conseguiría que mi sombra fuese alargada y que estuviese también centrada, lo cual no terminé de conseguir. Si miras la imagen, mi sombra aparece no exactamente en el centro sino mínimamente a la derecha.

 

De los 4 días que fui, hasta el tercero no conseguí nada decente por la capa de calima (o de porquería) que cubría el horizonte. De este tercer día es la foto que véis. Aún volví el día siguiente, ya que la predicción pintaba bien, con un cielo pintón. Y así fue, ese último día me llevé el mejor cielo y el sol en el horizonte. Esa última foto está aún pendiente de revelar…


En fin, siento la paliza para el que ha llegado a leer hasta aquí. Básicamente lo que quería contar es que es un placer cuando uno tiene una idea en mente (por simple que sea como en este caso) y consigue plasmarla en la imagen final de una forma que se le acerque bastante. Son ya muchas las ocasiones en que he ido tras una foto concreta; algunas ya las tengo, otras llegarán, y otras nunca lo harán. En cualquier caso, creo que bueno tener ideas y proyectos que ocupen la mente y nos hagan seguir enganchados a este bonito mundo de la fotografía.... Como se suele decir, hay que disfrutar el viaje y todos esos pequeños retos, como el aprendizaje mismo, forman parte del viaje.


"Healing"


Javier
-
22 de febrero, 2018
Felicidades compañero, que gustito da cuando sale lo que uno viene buscando desde hace tiempo. Saludos.
José
-
22 de febrero, 2018
Te felicito por tu gran trabajo y saber hacer.
Nacho
-
23 de febrero, 2018
Encantado de leerte y de aprender algo de fotografía. Veo que una instantánea puede tener muchos días de preparación a sus espaldas. Un abrazo, amigo!
FRANCISCO
-
25 de febrero, 2018
Enhorabuena , animas a seguir intentando nuestros retos.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 1 =